Estos chapati sin gluten los preparamos en mi primer workshop de Vivir Ayurveda, en Casa Verde.

Aquel día tuvimos un percance y casi no nos salen los chapati sin gluten. Pero finalmente los hicimos y las chicas quedaron encantadas.
Siempre se aprende algo nuevo. De esta experiencia aprendí algunos detalles que te voy a comentar en esta receta. Esto sin duda va a mejorar la calidad de tus panes.
Empecé a hacer estos panes chapati como una opción más inmediata para tener un pan que pudiese comer.

Ya estaba elaborando un par de panes que requieren tiempo en el horno, pero necesitaba algo rápido y diferente.

Inevitablemente cuando voy a hacer una receta nueva pienso en India. Luego pienso en la nutrición moderna, en lo que estamos viviendo actualmente.

Recordé que en India hay varios tipos de pan que se hacen en un momento. Lo que tenía que hacer era adaptar los ingredientes. El pan tenía que ser sin gluten debido a mi condición, y la de muchísimas personas hoy en día.

También pensé en que algún día iba a enseñar a preparar este pan a otras personas con mi misma situación.

Decidí hacer chapati sin gluten. Me pareció más sencillo, ya que lleva pocos ingredientes. Además, según la información que encontré en Google, los chapati se hacen con harina de trigo integral.

Por lo tanto, coincidía en un punto con las harinas que yo quería usar, la de arroz y la de trigo sarraceno integral.

El arroz es un alimento que no debe faltar en tu cocina, si vives ayurveda. Y la harina de arroz es muy saludable. Así que, primero probé hacer los chapati sólo con harina de arroz integral.

No quedan mal, pero para mi gusto son muy densos. Necesitas masticarlos mucho tiempo, si los comes con prisa seguro no les sentará bien a tu digestión.

Luego probé hacerlos con las dos harinas que te mencioné antes.

La harina de trigo sarraceno se parece más a la de trigo, pero es muy seca si se usa sola y sin levadura.

Los chapati no llevan levadura, este fue otro detalle que me gustó de estos panes.

Para mi la mezcla de estos dos tipos de harina que uso para esta receta es ideal, se complementan muy bien. Pero debo decir que necesito probar los chapati sin gluten con otras harinas. Por supuesto que cuando los pruebe, si me quedan bien ¡compartiré la receta contigo!

También vi que algunas recetas de chapati llevan aceite. En este caso sería más parecido al roti, otro tipo de pan típico de India, muy similar al chapati.

Yo no añado aceite a la mezcla, no me parece necesario, ya que se cocinan con ghee o aceite en la sartén.

Igualmente, en la receta te aconsejo untar tus manos con ghee o aceite de sésamo para terminar de amasar. Así la mezcla queda más suave y moldeable.

Debes tener en cuenta que los panes también se pueden comer con algo cremoso o que lleve aceite. Eso si tu dosha predominante es de vata o pitta.

Así que como ves, la grasa va a estar presente. Piensa que estoy hablando de grasas saludables, ghee de mantequilla ecológica y aceites de primera presión en frío.

Yo normalmente los como con una salsa de aguacate que preparo o con alguno de mis patés ayurvegan. ¡Ah! También con los chutneys y el queso ayurvegan de coco y cilantro.

Ahora sin más, voy con la receta ¡que ya debes estar ansiosa por saber cómo vas a hacer los chapati!

 

Ingredientes:

 

-1 taza de harina de arroz integral

-1 taza de harina de trigo sarraceno

– ½  cdta de bicarbonato de sodio

-Una pizca de sal

-3/4 ó más de taza de gua mineral un poco caliente

-1 cdta (aproximadamente) de ghee o aceite de sésamo para la sartén.

 

Preparación:

 

-Mezcla las harinas, el bicarbonato y la sal en un recipiente que puedas utilizar para amasar.

-Ve agregando agua, mientras amasas la mezcla. Notarás que cuesta un poco más amasar en comparación con la masa hecha con harina de trigo. Busca la consistencia adecuada. La masa no debe ser dura ni muy blanda, debe ser moldeable. El secreto es que no se quede pegada de los bordes del recipiente.

-Cuando la masa esté hecha una bola grande, unta tus manos con un poco de ghee o aceite de sésamo. Continúa amasando hasta lograr una masa suave.

-Deja reposar unos 10min, mientras vas haciendo otra cosa en la cocina.

-Separa la mezcla formando bolitas como si fueras a hacer pizzas, pero más pequeñas.

-Pon un poco de harina sobre una superficie adecuada para extender los chapati sin gluten. Según mi experiencia, las superficies de cristal no vienen bien. También puedes poner un poco de papel para hornear sobre una superficie y espolvorear la harina sobre éste.

-Coloca una bolita sobre la superficie y ve extendiéndola con los dedos. Espolvorea un poco de harina sobre un rodillo y ve dándole la forma al pan. Debe ser redonda o alargada, como prefieras. También puedes poner el mismo papel de hornear o una bolsa compostable sobre el pan para trabajarlo con el rodillo. Así la masa no se quedará pegada al rodillo y el pan te quedará más delgado.

-Calienta una sartén antiadherente y pon un poquito de ghee o aceite de sésamo.

-Cuando esté caliente pon el pan en la sartén y déjalo unos 3-4 min de cada lado. Si son muy finos, quizás tardan menos tiempo.

-Repite el proceso con el resto de las bolitas ¡y prepárate para disfrutar!

 

Tips para doshas:

Vata: no los dejes tostar mucho, es mejor que te queden tiernos. Vigila que el alimento con el cual los vas a comer no esté recién sacado de la nevera.

Pitta: comerlos con algo a base de coco te sentará genial. También si añades unas semillas de amapola por encima de un paté ayurvegan de calabaza, zanahoria o calabacín.

Kapha: si los vas a comer, que estén bien tostados. Pon poquísimo aceite para cocinar. Utiliza mejor el de girasol de primera presión para la sartén y untar tus manos. Cómelos con hojas verdes y si son picantes (como la rúcula) mejor.

No sé si tengo más ganas yo que tú de que empieces ya a hacer estos chapati sin gluten y me cuentes.

Pero sé que quizás te sientes apegada a otros tipos de pan. De ser así, te recomiendo revisar mis 5 consejos sobre cómo superar el apego a los alimentos.

Si no es ahora, seguro que más adelante te decidirás a prepararlos. ¡Ya me contarás!